Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

08 de noviembre de 2016

Antífona de Confesión (Lucas 21:5-19):

Autor/es: Maximiliano A. Heusser

Visto: 2108 veces

Dios nuestro, perdona las oportunidades en las que admiramos nuestros Templos y edificios, como si fueran la causa y objeto de nuestra fe.

Perdónanos, amoroso Dios.

Dios nuestro, perdona las oportunidades en las que no cambiamos objetos ni muebles de lugar, obstaculizando el uso de los espacios al servicio de la gente.

Perdónanos, amoroso Dios.

Dios nuestro, perdona que tantas veces amemos más a las piedras y a los ladrillos que a las personas que Tu pones en nuestro camino, a quienes nos llamas a servir.

Perdónanos, amoroso Dios.

Dios nuestro, perdona que tantas veces nuestros Templos no sean espacios abiertos e inclusivos, donde tengan lugar los excluidos, donde se escuche la voz de los sin voz, donde se hable de justicia y esperanza en medio de la cruda realidad.

Perdónanos, amoroso Dios.

Dios nuestro, perdona el uso que hacemos de nuestros Templos y edificios, si no mantenemos en ellos relaciones distintas entre las personas, ensayando en esos espacios el mundo diferente que nos has prometido.

Perdónanos, amoroso Dios.

Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Cristo,

Amén.

 

P. Maximiliano A. Heusser

Share

Palabras relacionadas

Templo, Lucas, Edificios

Atras