Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

27 de junio de 2011

Antífona de Pentecostés

Visto: 6923 veces

Aquí va una Antífona de Pentecostés que preparamos para este domingo. Tal vez le pueda ser útil a alguna otra congregación.
 
La canción es conocida. Osvaldo Catena (Argentina, 1920-1986) el gran renovador del canto congregacional católico en el siglo 20, eligió una vigorosa melodía folclórica sueca para ponerle esta letra que cubre en forma muy clara y pedagógica las distintas fases de la obra del Espíritu de Dios. Está en el Cancionero Abierto (nº 85), y en Canto y Fe de América Latina (nº 75) Una sugerencia: si el/la acompañante se anima, puede seguir tocando suavemente (tal vez el estribillo, por ejemplo) mientras se leen los pasajes bíblicos, para darle más fluidez a la interpretación.
 
¡Bendecido Pentecostés!
Pablo Sosa
 
Iglesia Metodista de Flores
Buenos Aires, Argentina

 Antífona de Pentecostés

 

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y la tierra estaba desordenada y vacía,

y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,

y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

                                                                                                Génesis 1, 1-2

Soplo de Dios viviente que en el principio cubriste el agua,

   soplo de Dios viviente que fecundaste la creación.

 

   Ven, hoy, a nuestras almas, infúndenos tus dones,

   soplo de Dios viviente, oh santo Espíritu del Señor.

 

Cuando Jesús fue bautizado en el Jordán, el cielo se abrió

 y vio al Espíritu de Dios que descendía sobre él como una

paloma. Se oyó entonces una voz del cielo que decía:

Este es mi hijo amado, en quien tengo contentamiento

 

                                                                                                Mateo 3, 16-17

  Soplo de Dios viviente por quien el Hijo se hizo hombre,

   Soplo de Dios viviente que renovaste la creación.

  

   Ven, hoy, a nuestras almas…

 

Dijo Jesús al fariseo: El que no nace de nuevo, no puede

ver el reino de Dios. Y él le preguntó: ¿cómo puede uno

nacer siendo viejo?  Jesús le contestó: Te aseguro que

quien no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar

en el Reino de Dios.                                                         Juan 3, 3-5

                                                                               

                                                                                         

Soplo de Dios viviente por quien nacemos en el bautismo,

   soplo de Dios viviente que consagraste la creación.

  

   Ven hoy a nuestras almas…

 

                                                                      O.Catena, Argentina

                                                                                       Folclore sueco

  

 

Share

Palabras relacionadas

dios, soplo, viviente, puede, espíritu

Atras