Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

24 de abril de 2009

La risa de Dios

Autor/es: Miguel Pablo Gallardo

Visto: 6471 veces

Dice la Organización de las Naciones Unidas: "Las personas con discapacidad tienen esencialmente derecho a que se respete su dignidad humana. El discapacitado, cualquiera sea su origen, la naturaleza o trastornos y deficiencias, tiene los mismos derechos fundamentales que sus conciudadanos de la misma edad, lo que supone, en primer lugar, el derecho a disfrutar de una vida decorosa, lo más normal y plena que sea posible. La persona con discapacidad tiene los mismos derechos civiles y políticos que los demás seres humanos".

Para que este cometido se vea realizado, debemos vencer la soberbia. La soberbia es una forma particular de discapacidad que suele afectar a gobernantes, directivos y funcionarios, pero también a porteros, choferes de ómnibus, empleados públicos y a casi todos aquellos infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder.

Seguramente, el siguiente, podría ser un métodos rápido y práctico para vencer la soberbia:

Diríjase a una zona rural, elija el campo que más le guste, desnúdese y espere que anochezca. Cruce entonces el alambrado con cuidado de no perder ninguno de los atributos del poder, y camine hasta que sienta que está en medio de la soledad más absoluta. Una vez allí levante la cabeza hacia el cielo y mire las estrellas.

En ese instante, usted, visto desde el espacio, debe ser algo así como un virus instalado sobre una pelota de fútbol. Piense Ud. entonces que está parado sobre un minúsculo planeta que gira alrededor del sol, y que el sol es nada más que una estrella pequeña entre millones de estrellas que está Ud. viendo y que forman nuestra galaxia.

Recuerde además, que nuestra galaxia es sólo una entre millones de galaxias que desde hace millones de años giran en el espacio.

Una vez que haya hecho esto, coloque sus brazos en jarras sobre la cintura, en actitud desafiante, o adopte cualquier otra postura que le parezca lo suficientemente cabal como para expresar el inmenso poder que Ud. tiene, e hinchando las venas del cuello grite con toda la voz que sea capaz de juntar en ese momento: YO SI QUE SOY ALGUIEN VERDADERAMENTE PODEROSO E IMPRESCINDIBLE

Luego espere ver el resultado. Si ve que algunas estrellas se sacuden, no se haga problema: Es Dios que a veces no puede aguantar la risa.


Share

Palabras relacionadas

es, soberbia, sea, discapacidad, está

Atras