Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

13 de abril de 2017

LIMPIA NO SÓLO MIS PIES

Autor/es: Obed Juan Vizcaíno Nájera

Visto: 2482 veces

-No laves mis pies Maestro,

no lo merezco,

yo debo lavar los tuyos,

no Señor,

no soy digno-.

 

Quienes se creen dignos,

los limpios son inmerecedores,

los perfectos no necesitan

ser lavados,

los justos no necesitan salvación.

 

Si no te lavo no entrarás

en mi Reino,

no serás mi discípulo,

ni mi amigo.

 

Si no te lavo,

demuestras tu orgullo y prepotencia,

entonces no has entendido

que debes servir,

comprometerte con el prójimo,

ser solidario.

 

Si no te limpio nunca podrás

ser un siervo fiel,

te condenaras a ser ambicioso,

orgulloso e insensible.

 

Querrás ostentar el poder,

y buscaras estar a la derecha

o a la izquierda de los poderosos.

 

Si no limpio tus pies,

nunca sabrán a donde ir,

si no lavo tus ojos,

no podrás ver tu salvación.

 

-No me laves solo por fuera,

para que mi vaso no esté

limpio superficialmente,

externamente,

también limpia mi alma,

mi pensamiento y corazón.

 

Lávame Señor todo mi cuerpo,

mi espíritu inquieto,

lava mi vida,

que nada quede sin lavar en mí-.

 

Quien está limpio no necesita

sino lavar sus pies cansados

del camino,

agotados con la lucha diaria,

de recorrer rutas de solidaridad.

 

Cuan hermoso son los pies

de quienes anuncian

Buenas Noticias de Salvación,

Evangelio de libertad.

 

-Limpiame Señor,

cambia mi conciencia,

transformame,

aunque no me considere digno.

 

Lavamis pies,

quitame el polvo del camino,

debo continuar caminando

rutas de liberación,

y no detenerme jamás-.

 

Rev. Obed Juan Vizcaíno Nájera

Maracaibo - Venezuela

10 de Abril 2017.

Share

Palabras relacionadas

Lavado, Pies, Juan

Atras