Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

04 de diciembre de 2017

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? (Marcos 1:1-8)

Autor/es: Maximiliano A. Heusser

Visto: 398 veces

 

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? Abandonó las comodidades y privilegios de la ciudad para ir al desierto, al lugar al que nadie quería ir…

Deberíamos dejar nuestros lugares habituales y conocidos, para ir a los lugares más complejos donde no nos sentiríamos tan cómodos, donde las cosas son más difíciles y la vida y el mundo se ven de otra manera.

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? No sólo se trasladó de lugar, sino que cambió su manera de vestirse, de comer, de vivir…

Deberíamos habitar los lugares incómodos, alejados de los centros de poder, vistiendo lo que quisiéramos y no lo que nos vendan, comiendo cosas buenas y saludables, no comida artificial y adulterada.

 

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? Aceptó el llamado de Dios de ser su mensajero, preparando el camino -nada más ni nada menos- que del Dios que sale al encuentro de la humanidad…

Deberíamos aceptar el llamado de Dios y prepararle el camino al Señor, no hacérselo más difícil, retorcido y complicado.

 

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? Clamó desde el desierto la buena noticia de la llegada del Dios con nosotros, Emanuel…

Deberíamos animarnos a levantar nuestra voz desde los lugares no queridos, proclamando desde ahí el Evangelio que siempre es anuncio y denuncia.

 

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? Hizo carne en su ministerio las palabras de Dios a través del profeta, preparando el camino, elevando los valles y bajando los montes…

Deberíamos encarnar las palabras de los profetas que nos animan a facilitarles a todas las personas acceder a Dios, eliminando los obstáculos, los prejuicios y los temores.

 

¿Quién querría ser hoy Juan el Bautista? Ayudó a las personas a enderezar su camino según la voluntad de Dios. No tuvo miedo de llamar a la gente a la conversión, ni de denunciar los errores y falsedades de la “gente de Dios”, como tampoco tuvo miedo de denunciar a los poderosos y sus pecados.

Deberíamos comprometernos con quien es El camino, llamando a las personas a una verdadera conversión, denunciando los errores y falsedades de los religiosos y espirituales de nuestro tiempo, como así también, denunciar el pecado de los poderosos que deciden sobre nuestras vidas y la vida de nuestros pueblos.

 

Ojalá yo me anime, vos te animes, a ser un poquito Juan el Bautista.

 

P. Maximiliano A. Heusser

Córdoba, Argentina.

Diciembre 2017.

Share

Palabras relacionadas

Juan, Bautista, Desierto, Preparación

Atras