Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Justicia Ambiental

24 de abril de 2009

Reflexión por el día de la no violencia contra las mujeres

Autor/es: Eduardo Chinchilla G.

Visto: 3322 veces

Cada día nos asombra la cantidad de víctimas mortales, mujeres casi siempre, de los abusos de poder y del uso de los golpes físicos y psicológicos por parte de hombres para la resolución de conflictos.

Nos horroriza aún más saber que algunos de estos hombres victimarios pueden llamarse cristianos y aún ser miembros de nuestras iglesias.

Si nos volvemos a la Santa Palabra podremos ver como uno de sus principales hilos conductores es la presencia de un Dios de Paz, que busca acercarse al género humano para la reconciliación, el perdón y el abrazo tierno. El es el Dios del gesto de amor, de la palabra serena, el que trae Paz en medio de la tormenta. La Paz de Jesucristo no es como la del mundo.

El "mundo" piensa en la guerra como un instrumento para construir la paz. El Señor, en cambio, convierte las armas en arados para que el pueblo sea alimentado. El Espíritu Santo, a su vez, nos recuerda
que aunque "otros" nos violenten, El siempre será nuestro Consolador. El ama, sostiene y anima a todas las mujeres que sufren por la violencia. Su Paz es un don para ellas.

Dios ha colocado a su Iglesia en medio del mundo para ser testiga de esa Paz. Promover la violencia, sustentarla aún bíblicamente,
tolerarla, callarla o solamente ignorarla son pecado y no son acciones de una Iglesia que desea ser coherente con el Evangelio de
Jesús. El Señor oró al Padre para que todos y todas fuésemos librados del mal (Sn Juan 17. 15) y para no ser consumidos por él.

Si ese es el deseo de Dios entonces hagamos de nuestras comunidades de fe espacios para la vida. Que las iglesias en donde servimos levanten su voz profética y llamen a la conversión a todos aquellos que invocando el nombre de Dios y aún sin hacerlo, usan de medios violentos en sus familias, instituciones, estructuras de poder público, y cualquier espacio.

Brindemos el apoyo pastoral para la
recuperación de la víctima y del agresor. Seamos comunidades sanadoras. Comunidades de paz.

Este 25 de noviembre de 2002, Día de la No Violencia Contra las Mujeres, les invito a manifestarse públicamente. Brillemos en
medio de la oscuridad y digamos como el profeta: ¡Hermosos son los pies de los que anuncian la PAZ!

Share

Palabras relacionadas

paz, es, dios, ser, aún

Atras